Vacunación en el adulto

septiembre 14, 2012 in - ARTICULOS Y NOTICIAS DE ENFERMERIA

 

Existe la creencia entre la mayor parte de la población, incluso entre algunos profesionales sanitarios, de que la vacunación es una práctica asociada a la infancia y que solo en situaciones muy especiales los adultos deben vacunarse. Esta idea debe desaparecer para siempre, pues existen numerosas circunstancias

(laborales, viajes, enfermedades, edad…) que exponen a los adultos a situaciones de alto riesgo para contraer enfermedades, muchas de ellas potencialmente mortales, y además,  prevenibles mediante la vacunación.

Tétanos

El tétanos es una enfermedad grave que puede resultar mortal y prevenible por medio de la vacunación. Aun hoy, en las puertas del siglo XXI, sigue habiendo tétanos en los países desarrollados, entre ellos España, sobre todo en adultos y ancianos vacunados de forma inadecuada, o no vacunados.

Aunque se recomienda la vacunación de toda la población, es especialmente importante que se vacunen aquellas personas que tengan contacto con la tierra, animales domésticos, militares, policías, las ocupaciones donde sea fácil hacerse heridas y aquellas personas que vayan a ser intervenidas quirúrgicamente. Una madre correctamente vacunada ayuda a prevenir el tétanos en su hijo recién nacido.

Si usted no recuerda cuándo se vacunó por última vez, debería comenzar la vacunación cuanto antes(la vacunación completa son tres dosis). Si comenzó la vacunación pero no completó las tres dosis, puede ponerse las dosis que le falten sin necesidad de comenzar desde el principio. Recuerde que debe ponerse una dosis de recuerdo cada diez años.

Gripe

La gripe es responsable de un gran número de ingresos hospitalarios y de muertes, no sólo en personas mayores, sino también en aquellas que presentan enfermedad cardiaca o pulmonar crónica, alteraciones en el funcionamiento de los riñones, enfermedades metabólicas(diabetes,…) o problemas con sus defensas inmunitarias.

La vacuna contra la gripe ha demostrado ser altamente eficaz, consiguiendo disminuir el número de ingresos hospitalarios y de muertes.

El mejor momento para vacunarse es desde octubre  a noviembre, ya que la epidemia de gripe suele comenzar en diciembre. Es necesario vacunarse todos los años porque la protección que da la vacuna sólo dura unos meses.

Deben vacunarse de forma preferente las personas mayores de 64 años, las que vivan habitualmente en residencias o en otro tipo de instituciones, las personas con enfermedades crónicas(sin importar su edad), el personal sanitario y aquellas personas que de forma habitual atienden a pacientes de elevado riesgo (trabajadores de residencias, cuidadores… ).

Si usted es alérgico al huevo, no podrá vacunarse de la vacuna de la gripe, salvo que su médico estudie su caso y decida lo contrario.

Hepatitis A

Es una enfermedad causada por un virus, que se transmite por las heces y las aguas residuales, que produce la inflamación del hígado.

Se dispone de una vacuna eficaz desde 1993. En España se recomienda la vacunación frente a esta enfermedad a los viajeros que se desplacen a países donde esta enfermedad es muy frecuente, varones homosexuales promiscuos, adictos a drogas inyectadas, enfermos de hemofilia, personas que tengan contacto con pacientes afectados de hepatitis A, trabajadores en contacto con aguas residuales no depuradas, personal sanitario, personal de guarderías infantiles, …

Suelen ponerse dos dosis de vacuna.

Hepatitis B

Es una enfermedad causada por un virus, se transmite por la sangre y algunos fluidos corporales como el semen y las secreciones vaginales (se considera una enfermedad de transmisión sexual), en la saliva,… El virus produce la inflamación del hígado y, en algunos casos, esta inflamación puede durar muchos años y producir enfermedades más graves.

Deben vacunarse de la hepatitis B, además de todos los niños, aquellas personas que estén especialmente expuestas a sangre o líquidos biológicos por su profesión (personal sanitario, policía,…), por su enfermedad (hemofílicos, hemodializados…) o por su estilo de vida (drogadictos, homosexuales, prostitutas,…).

Vacunación del viajero

Toda persona que tenga previsto un viaje al extranjero, sobre todo a países exóticos, debería vacunarse de una serie de enfermedades que son prevenibles con la vacunación (fiebre amarilla, tétanos, difteria, poliomielitis, hepatitis A y B, fiebre tifoidea, rabia, enfermedad meningocócica, cólera y encefalitis japonesa). Debe preveer con suficiente antelación (mínimo 1 mes) su visita al centro de vacunaciones o a su médico, para que le aconsejen sobre las vacunas mas adecuadas en su caso y para permitir que las vacunas hagan su efecto y viaje realmente protegido.

Leave a Reply