El Colesterol

septiembre 12, 2012 in Sin categoría

EL COLESTEROL

Es un alcohol esteroideo cristalino liposoluble, cuya estructura en común a todos los demás esteroides es el anillo ciclopentanohidrofenantreno. Los más importantes son aquellos que tienen un grupo hidroxilo en alguno de sus carbonos, llamados esteroles, siendo el colesterol el compuesto de mayor importancia y del cual derivan los demás.

Es un componente esencial de las membranas celulares animales en forma de colesterol libre, sin embargo, cuando se encuentran en forma de reservas o depósitos grasos lo hace como esteres de colesterol.

Es una molécula ampliamente distribuida por todo el organismo, especialmente en la bilis, sangre, tejido cerebral, ovarios, testículos, hígado, riñones, glándulas suprarrenales y vainas de mielina y fibras nerviosas. En nuestra dieta se encuentra esencialmente en aceites y grasas animales, y en la yema de huevo.

Facilita la absorción y el transporte de los ácidos grasos y actúa como precursor en la síntesis de vitamina D en la superficie de la piel, así como en la síntesis de diversas hormonas esteroideas. La mayor parte del colesterol se sintetiza en el citosol de las células hepáticas, de aquí una parte se incorpora a la membrana de los hepatocitos y el resto se exporta en una de las tres formas siguientes: colesterol biliar, ácidos biliares o ésteres del colesterol.

La elevación de la concentración del colesterol sérico facilita la incidencia de enfermedades del sistema cardiovascular (primera causa de muerte de los países desarrollados), en especial puede estar asociada a la patogénesis de la arteriosclerosis, endurecimiento o engrosamiento de la pared arterial; y la aterosclerosis que es un tipo de arteriosclerosis consistente en la formación de una placa de ateroma en la pared arterial.

El colesterol no se requiere en la dieta de los mamíferos porque el hígado puede sintetizarlo a partir de precursores sencillos. Al igual que los ácidos grasos de cadena larga, se forma a partir del Acetil-CoA.

 

ÍNDICES CLÍNICOS

  CIFRAS
Condiciones normales 160mg / 100ml en plasma
Hipercolesterolemia severa Más de 300mg / 100ml
Hipercolesterolemia muy grave Más de 680mg / 100ml

La predisposición de un paciente a padecer colesterol, se determina según un índice de riesgo:

Índice de riesgo = colesterol total / HDL

5 = Alto riesgo 4,3 = Preventivo 3,5 = Normal

NIVELES DE COLESTEROL:

Ácidos grasos totales 350mg/100ml   Quilomicrones 100-200mg/100ml
Colesterol total 160mg/100ml VLDL 130-200mg/100ml
Colesterol combinado 115mg/100ml LDL 200-400mg/100ml
Colesterol libre 45mg/100ml HDL 50-130mg/100ml

Hay una serie de factores que influyen directamente en los niveles de colesterol:

Ácidos grasos: Se clasifican según el número de dobles enlaces, entre los más conocidos están el ácido laurico y palmítico. Este tipo de ácidos grasos se encuentran en las grasas sólidas, en la mayoría de los casos de origen animal; monoinsaturados que reducen los niveles de colesterol LDL y aumentan el colesterol HDL (Ej.: ácido oleico) y los poliinsaturados que reducen el colesterol total disminuyendo la fracción beneficiosa del HDL, reducen los triglicéridos y tienen efectos sobre la coagulación sanguínea y la tensión arterial (Ej.: ácido linolénico).

Hidratos de carbono: Las dietas con alto contenido en HC aumentan los triglicéridos y reducen el colesterol HDL.

Alcohol: Su consumo excesivo produce una importante elevación de los triglicéridos y mayor incidencia de enfermedades cardiacas y cerebrales.

Sedentarismo.

Factores genéticos: Factores no modificables como en el caso de la hipercolesterolemia familiar.

Prevención y control:

  • Dieta: Para evitar la elevación de las cifras de colesterol es necesario seguir una dieta equilibrada y sana, rica en verduras, legumbres y fruta, pescado y aceite de oliva con un consumo moderado de vino y pobre en carne, lácteos y azúcares simples. Debe evitarse el abuso de alimentos ricos en colesterol como el marisco, los huevos, la leche entera y sus derivados, carnes grasas (embutidos, salchichas, hamburguesas, etc.) alimentos precocinados y productos industriales como bollería y limitar el consumo de sal.

Estas modificaciones dietéticas se acercan a la llamada dieta mediterránea, que además de mejorar el perfil de riesgo aterogénico y trombogénico, aporta abundante fibra alimentaria, calcio y antioxidantes naturales (vitamina C, E y betacarotenos).

  • Ejercicio físico.
  • Eliminación de factores de riesgo: tabaco, alcohol, sedentarismo.

Estas recomendaciones también deben llevarse a cabo por la población sana.

Los pacientes con cifras de colesterol alteradas o con predisposición a la hipercolesterolemia deberán llevar un seguimiento por su enfermera y médico de atención primaria. En el caso de la enfermería deberán acudir de forma periódica a la consulta cada mes y medio / dos meses para un control global de su estado realizando  toma de constantes vitales y control de peso. Se deben ofrecer consejos dietéticos e intentar modificar hábitos insanos, haciendo hincapié en la realización de ejercicio. En caso de detección de signos y síntomas anómalos o de empeoramiento del paciente derivaremos a la consulta del médico.