La deshidratación perjudica el rendimiento intelectual.

marzo 5, 2013 in - ARTICULOS Y NOTICIAS DE ENFERMERIA

¿Qué es la deshidratación?.

La deshidratación la podemos definir como la pérdida de agua y sales minerales de nuestro organismo que puede producirse por diversas causas como encontrarse en una situación extrema de calor, sobretodo si hay mucha humedad, en condiciones de ejercicio excesivo o intenso, cuando existe una baja ingesta de líquidos o una combinación de todos estos factores. Además se puede sufrir de deshidratación en enfermedades en las que el balance hidroelectrolítico (de agua y sales minerales) se encuentra alterado, y suele darse básicamente por la falta de ingestión o por el exceso de eliminación.

¿Cuáles son los síntomas de la deshidratación?.

Los síntomas generales de la deshidratación pueden ser los siguientes: dolores de cabeza, náuseas, un episodio repentino de nieve visual o visión borrosa, vértigo, disminución de la presión sanguínea, desvanecimiento, falta de fuerza, disminución en el rendimiento, fatiga mental y física, y pellizcar la piel y quedarse la marca.



 

Los síntomas de la deshidratación suelen ser perceptibles al haber perdido alrededor de un 2% de volúmen de agua. Principalmente va a aparecer la sed y un cierto malestar, que puede estar acompañado de una pérdida de apetito y la piel visiblemente seca.

Existen varios tipos de deshidratación según su gravedad y en ellos podemos distinguir los síntomas más específicos:

*Deshidratación leve: sus síntomas incluyen sed, boca seca, dolor de cabeza, disminución del volúmen de orina, (volviéndose de color más oscuro de lo normal), cansancio sin motivo aparente, escasez de lágrimas al llorar, y vértigo al ponerse de pie (debido a la hipotensión ortostática).

*Deshidratación moderada: cuando la deshidratación es moderada puede que no se produzca orina, y va a estar acompañado de otros síntomas como letargo y somnolencia.

*Deshidratación grave: si no se da tratamiento puede aparecer delirios, inconsciencia y, en casos muy extremos, la muerte. Pero es muy raro que se de este caso entre la población general.

La deshidratación de carácter leve o moderado es un estado que puede provocarse con mucha frecuencia en la vida diaria, dependiendo de nuestra rutina laboral o de ocio. Ya que como hemos indicado anteriormente, la deshidratación puede provocarse en situaciones de altas temperaturas y de excesivo rendimiento físico, ya sea deportivo o laboral.

El motivo de abordar este tema es que recientemente se ha realizado un estudio en la Universidad de Barcelona denominado “Rendimiento cognitivo y deshidratación” publicado en la revista Journal of the American College of Nutrition, en el que tratan “cómo la falta de reposición de líquidos afecta a diversas actividades intelectuales, destacando de manera especial las de atención, las psicomotoras, las de memoria inmediata y las evaluaciones de estado subjetivo como las más perjudicadas ante una hidratación inadecuada”.  Queremos destacar las palabras de la Doctora Ana Adán, autora de la investigación, que dicen, “una hidratación adecuada es un factor decisivo en la prevención de accidentes laborales y el desarrollo de enfermedades”.

Por ello, debemos tener especial cuidado, en nuestra ingesta de líquidos, y no perder de vista a los mayores y los más pequeños ya que son grupos de riesgo con respecto a la deshidratación.

Recomendaciones para una buena hidratación.

- Consumir entre 2 y 2,5 litros de líquido al día, complementada con aporte de alimentos y en su mayor parte de bebidas.

- Debemos tener una ingesta mayor si nuestra actividad diaria o ejercicio físico es abundante.

- Diferenciar si se es hombre o mujer, ya que el hombre va a necesitar más aporte, y la mujer deberá cuidarse especialmente en época de período menstrual.

- Diferenciar si nos encontramos en grupos de riesgo con enfermedades con alteración del equilibrio hidroelectrolítico, y especial cuidado en niños y ancianos.

- Y especialmente en condiciones de temperaturas extremas de calor y humedad, aumentar el consumo, ya que podemos tener una pérdida de agua corporal elevada.

 

Por último, y no por ello menos importante, debemos saber que incluso aunque hayamos ingerido los suficientes líquidos, no estamos libres de poder estar deshidratados, ya que debido a nuestra rutina diaria podemos haber perdido ese 2% de fluidos corporales, al realizar nuestro trabajo, al correr para coger el transporte público, al darnos prisa para presentar un proyecto, por entregar una propuesta, por cuidar a un paciente, por estar atendiendo de dependiente e ir de aquí para allá, en épocas de exámenes… todo esto lo realizamos durante el día, y aunque creemos que hemos tomado la suficiente cantidad para hidratarnos nuestro cuerpo sigue trabajando y a su vez, perdiendo energía, y para que esa energía siga activa y no disminuya nuestro rendimiento físico debemos acordarnos de tomar una dosis extra de líquidos aunque no tengamos la sensación de sed, y una buena estrategia para reforzar ese rendimiento sobretodo en tareas de atención, aprendizaje y memorización sería consumir pequeñas dosis de cafeína combinado con glucosa, que lo podemos encontrar fácilmente en cualquier refresco.

Os espero haber ayudado y que os haya sido de utilidad el post.


Post Patrocinado

La deshidratación perjudica el rendimiento intelectual.

One Comment

    1. Oral B dice:

      Buenas recomendaciones, es recomendable después de hacer deporte esperar 15 minutos tras finalización para beber ya que recuperaremos mejor los liquidos perdidos.

Leave a Reply

La deshidratación perjudica el rendimiento intelectual.

0 Trackbacks