Explicación Bioquímica del Enamoramiento

febrero 15, 2012 in - ARTICULOS Y NOTICIAS DE ENFERMERIA

Por poco romántico que parezca, desde el funcionamiento de ciertas hormonas hasta la emisión de “mensajes” que puedan ser captados por otro, muchas son las cuestiones que juegan su rol a nivel orgánico cuando “esa” persona aparece. Cómo transformarlo exitosamente en un sentimiento maduro y continuo Cosquillas o mariposas en la panza, la idea de “estar flotando”, alegría, emoción. Todas estas sensaciones sirven y se utilizan habitualmente para describir lo que les ocurre a una mujer y a un hombre cuando se enamoran.

Ese sentimiento tan básico y complejo a la vez, que inspiró miles de películas y libros y que puede entenderse desde lo meramente emocional, aunque también desde lo fisiológico y orgánico, tiene “su” día. Si, el próximo martes 14 de febrero se celebra en todo el mundo el Día de los Enamorados, fecha también conocida como San Valentín.

Pero, ¿qué implica desde lo orgánico e inclusive físico el estar enamorado? Para desandar esta pregunta, la opinión de especialistas en el tema.

Hasta consolidarse, y desde el primer encuentro, los enamorados deben atravesar diversas etapas: “El enamoramiento es magia, es energía pura y transformadora, pero también es el resultado de una serie de combinaciones de sustancias químicas que se producen en el cerebro y que se distribuyen a través del sistema circulatorio y nervioso, produciendo respuestas biopsicoespirituales”, refirió la doctora Beatriz Literat, médica Sexóloga Clínica y Ginecóloga, asesora y colaboradora de Fundación REPRO y Halitus Instituto Médico.

De hecho, en esta suerte de “cadena de sucesos” podría estar la respuesta a una de las preguntas más frecuentes con respecto al amor: ¿es posible mantenerlo? o ¿por qué a medida que los meses pasan “la llama” se va extinguiendo?

“Según lo que descubrieron diversos neurofisiólogos, las sustancias productoras del enamoramiento entre las cuales se cuentan la occitocina, la testosterona y la dopamina, por mencionar sólo algunas, necesitan todo el tiempo nuevos estímulos sensoriales a fin de permanecer circulando en la sangre. Si eso no ocurre, terminan por disolverse en el torrente sanguíneo y desaparecen a los pocos meses”, agregó la especialista.

Por supuesto, dado que desde lo orgánico todas las mujeres y todos los hombres “emiten sus señales” y por ende están abiertos a “conectar” con otro en cualquier momento -más allá de que la fidelidad debería ser la conducta elegida cuando se intenta consolidar un vínculo y apostar a una vida en común- una persona puede enamorarse de otra conociendo únicamente aquello que está a la vista y sin saber nada sobre los múltiples otros aspectos que conforman una personalidad.

En esos casos, si al cabo de un tiempo surge el desencanto o alguna de las dos personas se da cuenta que eso no es lo que se buscaba, quería y deseaba, llega el momento de dejar de emitir esos mensajes y esas sensaciones -algo que ocurre a nivel hormonal y se materializa en la conducta- para darle paso al aspecto tal vez más racional de la relación entre dos personas: la separación.

“Por el contrario, cuando la relación avanza en todos los aspectos, cuando se logra apreciar y apegarse a la mayor parte de los aspectos del otro y se obtiene una gratificante reciprocidad, estamos frente a una segunda etapa en la cual hay que mantener lo que se logró. Esto es que el enamoramiento inicial, puesto a prueba por las acciones en el tiempo, vaya adquiriendo mayor fuerza”, sostuvo la doctora Literat.

La química neurohormonal sumará entonces sensaciones de seguridad, tranquilidad, confianza, autoestima y entusiasmo entre otras, así como también las endorfinas sexuales de la pasión y la ternura lograrán que el apego aumente, generando un círculo virtuoso de reiteración de conductas que nutrirán la relación y la reforzarán una y otra vez. Finalmente, cuando a esto se le agregan componentes racionales, estaremos en presencia del amor maduro“, completó la especialista.

Indudablemente éste es el final feliz que la mayoría desea. Lo que ocurre a veces es que en el tránsito que experimentan, tal como comentó el doctor Eduardo Kalina, médico psiquiatra, “los componentes químicos mencionados anteriormente, que son los que actúan a nivel de la corteza cerebral y contribuyen o no al mantenimiento de determinados sentimientos o emociones”, las cosas pueden cambiar.

Una de las claves, entonces, es mantener el interés y la energía mediante la realización de actividades en conjunto, el armado de planes en común y la voluntad de llevar la relación de un nivel a otro.

“Todo eso debe cumplimentarse manejando la ansiedad, para evitar que algo que es muy lindo y sumamente gratificante y motivador se transforme en un foco de conflicto y estrés”, finalizó la licenciada Gabriela Martínez Castro, psicóloga y directora del Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (CEETA).

Fuente: Infobae.com

Leave a Reply